sábado, 5 de diciembre de 2009

PULPO

29. PULPO
Antes de empezar cualquier receta culinaria con el pulpo no olvide darle una buena paliza, es decir golpearlo contra una superficie dura, o darle de golpes con un mazo de madera; de otro modo, por más que lo ponga a cocer no logrará darle una consistencia más suave o más agradable. También se recomienda echar al agua en que se cueza el pulpo una rama de yedra, que parece ser un buen ablandador de esa carne tan dura. En todo caso, es preferible adquirir pulpos pequeños, que son más tiernos que los grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada